Saquean vehículos estacionados, cerca del Hospital del ISSSTE

  • Fue por la mañana; notoria la ausencia de la policía, por zona norte de la ciudad

Guillermo Castillejos Avila

Rateros dañaron vehículos y robaron lo que había en su interior, la mañana de este martes en las afueras del Hospital del ISSSTE, donde permanecían estacionados y es notoria en toda esa zona del norte de la ciudad, la ausencia e ineficacia de la policía.

Fue en la parte alta de la calle José López Alavés, donde propietarios de automóviles que acuden al hospital del ISSSTE, a consultas o visitas a pacientes internados, fueron víctimas de las ratas de 2 patas que han encontrado en esta ciudad, terreno virgen, propicio para cometer sus atracos ante la falta de vigilancia policiaca.

A un chevy lograron penetrar destruyéndole la chapa de la cajuela y ya en el interior cargar con el estéreo y otros objetos; otros vehículos también  fueron vaciados de todo lo que encontraron los ratones.

Esto sucedió en forma increíble en primeras horas de la mañana de este martes, quedando demostrado una vez mas la ineficacia e inoperancia de la policía municipal o estatal, responsables de cuidar el orden y proteger el patrimonio de los oaxaqueños.

Hace unos días, los rateros dañaron las chapas de varias unidades de motor que permanecían en calles principales de la Unidad del ISSSTE, esto fue también en primeras horas del día y trabajaron tranquilamente ante la ausencia de policías encargados y responsables de evitar estos y toda clase de delitos.

Pero no es así, la policía municipal o estatal han sido rebasadas, los delitos han ido en aumento, incluso se han cometido homicidios en pleno centro de la ciudad y algo está fallando, los jefes de organismos policiacos han mostrado su ignorancia, incapacidad,  están en esos puestos por amiguismo, compadrazgos o compromisos políticos y familiares, pero no tienen la preparación suficientes para enfrentar a la delincuencia, son improvisados  y en estas condiciones, procede cambiarlos, meter a gentes que conozcan del manejo de estas situaciones.

NIDO DE DELINCUENTES

Lo decía Luis Ugartechea, a su paso por la presidencia municipal, los delincuentes están, se reúnen en cantinas y lugares donde se expende licor y drogas para planear robos y demás fechorías, pero esto no interesa a la autoridad municipal, por lo contrario se permite y autoriza la apertura de mas centros de vicio, donde se embrutece a adolescente y jóvenes, hombres y mujeres.

Dos presidentes municipales, Jorge Pérez Guerrero y Alberto Canseco Ruiz—fallecidos—han sido los únicos en la historia del Ayuntamiento citadino en personalmente, acompañados de la policía, visitar e introducirse a cantinas, bares y emborrachadurías para revisar a los borrachales y detectar armas de todos tipos que decomisaron.

Ante la situación que se vive en esta ciudad, donde los delincuentes—ratas y asaltantes, hombres o mujeres—aparecen por todos lados acechando a sus víctimas, procede una acción eficaz, rápida y necesaria de la policía, una bien planeada vigilancia, pero lo principal, gentes con  reconocida experiencia en estos casos, debe estar al frente de las corporaciones policiacas.

ALERTAN A RATAS

Es de niños, por ejemplo lo que sucede en la Unidad del ISSSTE y otras zonas de la ciudad, donde en las noches cuando ocasionalmente llega a transitar una patrulla policiaca, lo hacen sonando sus sirenas  o lo que traen, lo que alerta a los ratas, en lugar de hacerlo en silencio para sorprender a los delincuentes.

Se frenaría la delincuencia, cuando nuestros policías estuvieran lo debidamente preparados para detectar a delincuentes, caso concreto lo sucedido a unos sujetos de paso en Puebla, donde relataron que uno de ellos llevaba una caja de zapatos, repentinamente les cayó la policía.

Sin ultrajes ni abusos como está de moda y afirman a los derechos humanos, les preguntaron de donde eran, que hacían en Puebla, y al de los zapatos lo obligaron a mostrar lo que llevaba, dijeron que por esa zona se cometían continuamente robos y asaltos a personas.

Al final les dijeron  que si los volvían a ver se los llevarían y no obstante la amenaza, los siguieron a distancia por algún tiempo; además una despistolización, principalmente en emborradurías, arrojaría resultados favorables y de prevención de delitos en perjuicio de la sociedad y pueblo de Oaxaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *