Mi cambio o renuncia, decidirá el Papa: Arzobispo Chávez Botello

  • Dijo esperar con tranquilidad la decisión y estar contento de lo realizado en Oaxaca

Guillermo Castillejos Avila

Quien decide cuando y como se da un cambio o renuncia, es el Papa, no puedo adelantarme, a algunos los deja por meses, medio año o mas tiempo, respondió el Arzobispo de Antequera Oaxaca, a una pregunta durante su encuentro dominical con un   grupo de comunicadores.

Se le interrogó ante los últimos acontecimientos donde se le señaló de encubrir a sacerdotes pederastas, si en su caso sería cambiado o renunciado, respondiendo José Luis Chávez Botello que al cumplir 75 años de edad, puso su renuncia y la decisión está en el Papa Francisco.

Dijo que al Sumo Pontífice se le envía toda la información aportada por fieles, sacerdotes y obispos, cuyo proceso parecería lento, pero es el paso que da garantía de la acción del espíritu.

Indicó que la iglesia no camina como los acuerdos humanos, donde no hay alianzas ni acuerdos de venderse o algo parecido. Confió esperar con tranquilidad la decisión del Papa y estar contento de lo realizado en Oaxaca.

Afirmó que estar en Oaxaca lo ha ayudado a enfrentar desafíos y situaciones difíciles. Pensemos—dijo—en el 2006 y situaciones internas que muchos no conocieron.

En la reunión con comunicadores, agradeció a Dios haberlo traído a este Estado, donde aprendió a tocar fondo, subrayando que cuando se toca fondo se cree o no se cree, yo creo en Dios, en ocasiones se pierde la estrella pero no nos deja y hay que seguir adelante.

Mencionó que en la etapa que vivimos, la iglesia sabe dialogar, no imponer, señalando que siempre habrá en distintos campos, persona o grupos que quieran  imponer a como de lugar su postura en distintos campos de la sociedad.

Expuso el caso de un padre o madre de familia que no están dispuestos a sufrir, no van a lograr una familia unida.

Se preguntó ¿hay división entre los sacerdotes, hay un grupo opositor a su presencia?

Respondió el  Arzobispo: veo en la Diócesis que los sacerdotes van caminando en unidad, en torno a un plan que urgía, donde el obispo hace cabeza y juntos toman conciencia de lo que está pasando.

Dijo haber recorrido la Diócesis para conocer lo que estaba pasando, detectó aislamiento entre sacerdotes y conflictos que afrontar en comunidades de Usos y Costumbres, donde al sacerdote únicamente se le permitía celebrar, no había cimiento de educación en la fe.

Urgía un  plan para descubrir vacíos, se ocupaban tiempos en cosas buenas, pero no las urgentes; traían falsos sacerdotes y había que poner un límite, un hasta aquí.

Afirmó Chávez Botello que el obispo no debe temer sufrimiento o amenazas y textualmente dijo: me iré, pero espero haber hecho lo que pude hacer.

Habló de la restructuración de decanatos, construcción de la curia, del seminario, habiendo sacerdotes jóvenes y macizos que pueden recorrer parroquias.

Dijo que el Obispo o Arzobispo que continúe, va encontrar estructuras, aseguró que no faltarán personas que no estén de acuerdo en algunos puntos.

Finalizó su exposición, señalando que en esta etapa de confusión social, de desaliento y hasta de enojo, preocupa lo que pueda pasar, es un año de certidumbre en política, en economía y en otros campos.

Informó convocar a una jornada de oración por toda la situación del país y muy concreto en Oaxaca.

Un colado a la reunión del Arzobispo con comunicadores, identificado como Pedro Mendoza, padre no biológico del menor que presentó una denuncia de haber sido violentado en Huitzo, irrumpió violentamente y exigió al Arzobispo que hablara con la verdad, acerca de lo ocurrido.